ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosAfiliadosRegistrarseConectarse
Últimos temas
» to the beginning ( todos los alumnos, cualquier casa)
Mar Ene 29, 2013 4:52 pm por LissetLempicka

» ficha de louise
Mar Dic 18, 2012 5:17 pm por LissetLempicka

» Llorando a los Muertos
Mar Dic 18, 2012 12:24 am por LissetLempicka

» Diccionario de Hechizos
Dom Dic 02, 2012 7:46 pm por hadita313

» The Last Hogwarts
Vie Jul 13, 2012 7:25 pm por Aaron Vlad Regendorf

» Gomen
Vie Jul 13, 2012 5:53 pm por Aaron Vlad Regendorf

» Ariel Whin
Miér Jun 13, 2012 7:29 pm por LissetLempicka

» Introduccion a Encantamientos I-VII
Lun Jun 11, 2012 11:27 pm por Alexander Mcgonagall

» Hola :D
Dom Jun 10, 2012 11:59 am por ArielWhin


Otoño




Gryffindor

Hufflepuff

Ravenclaw

Slytherin





Gryffindor

Hufflepuff

Ravenclaw

Slytherin




Comparte | 
 

 ¿Qué hacer?...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Elizabeth Lockheart
Slytherin
Slytherin
avatar


Femenino

Mensajes : 336
Fecha de nacimiento : 04/04/1994
Edad : 23
Ubicación : ¿Y a ti qué te importa?...
Cita : Si amenazas a una serpiente te clavará los colmillos sin dudarlo... Da gracias a que yo lo medito un poco más antes de mostrar los míos~


MensajeTema: ¿Qué hacer?...   Jue Feb 23, 2012 3:12 pm

Libre
Día 13, mañana (12:10)

Un largo suspiro escapó de los labios de la joven al mismo tiempo que bajaba los pies de la mesa y se encaminaba a la salida del aula con los auriculares en las orejas, el mp3 encendido y los griteríos de la profesora de aritmancia como sonido de fondo. No tenía ni la más pequeña pista sobre quién había sido el idiota que la apuntó a esa aburrida clase en la que, a pesar de estar siempre escuchando música como si la cosa no fuera con ella, aprendía con sólo ver de vez en cuando la pizarra y los labios de esa vieja profesora que ahora les había estado dando un adelanto de lo que trabajarían cuando empezaran definitivamente las clases. Era de sobra sabido que a Elizabeth cualquier cosa que tuviera que ver con números le resultaba por demás aburrida así que no fue una sorpresa que la amargada profesora comenzara a gritarle de nuevo y la echara de la clase, única orden que -al menos en aritmancia- la rubia obedecía con sumo gusto. De todas formas quedaban apenas unos minutos para que esa especie de presentación terminase, así que tampoco le importaba mucho largarse ya.

Caminó por los pasillos con ambas manos guardadas en los bolsillos de la chaqueta oscura tipo chándal que cubría su torso, con la mirada entrecerrada y fija al frente sin ver nada en realidad, dejando que sus pies la guiaran por donde más les gustase, no tenía preferencia alguna de a dónde ir pues realmente sentía deseos de aparecerse en cualquier lugar, en cualquiera menos dentro de los límites de Hogwarts. El porqué de su extraña apatía tenía mucho que ver con los sucesos que le ocurrieron hacía ya algunos días, aquella extraña tarde en la que descubrió más de Dominic de lo que jamás imaginó. Habían sido sensibleros de más, y eso no pegaba nada con sus personalidades por lo que, aparentemente de mutuo y silencioso acuerdo, ambos habían decidido ignorar todo lo sucedido y llevarse como siempre... o lo intentaron porque al menos en el caso de Elizabeth había pasado de molestarle a ignorar casi por completo su existencia y evitaba por cualquier motivo quedarse a solas con él. Podría decirse que estaba evitándole aunque nadie que quisiera conservar la cabeza sobre los hombros se atrevería a comentarlo en voz alta.

Que ni se hablaran tampoco era algo de extrañar de toda formas. La rutina de esos dos era no hablarse o estar a punto de matarse a golpes con varios insultos de por medio. Sin embargo estaba claro que nadie sabía el verdadero porqué de que Elizabeth y Dominic llevaran -quizá por iniciativa de la joven más que del varón- algunos días sin hablarse, excepto los típicos insultos de rigor que formaban parte de sus saludos, si es que se podían llamar así. Su cabeza era una auténtica maraña de dudas y confusión, se sentía como una niña con un acertijo extremadamente complejo entre manos, un acertijo al que no lograba encontrar solución por muchas veces que pensara en él... y eso la enojaba en demasía.

Necesitaba descargar su frustración con algo, y como si la misma escuela escuchara su ruego la Sala de los menesteres apareció a su lado. No era la primera vez que veía esa sala, de vez en cuando la utilizaba para escaquearse de las clases -curiosamente la sala siempre aparecía cuando ella buscaba un sitio donde esconderse dentro del castillo aunque fuera para saltarse clases y/o sermones- pero en esta ocasión había aparecido por un motivmo muy diferente. Resignada y a sabiendas de que seguir caminando sin rumbo no iba servirle decidió ingresar en el lugar sin sorprenderse en lo más mínimo por lo que allí dentro encontró.

La Sala de los menesteres estaba equipada con las necesidades de la persona ante la que se aparecía, si se necesitaba esconder o encontrar algo aparecía repleta de objetos, si se necesitaba entrenar aparecía vacía y con muñecos para tal fin, pero si -como era su caso- se necesitaba descargar rabia y tratándose de Elizabeth estaba claro que el castillo le había hecho una curiosa proposición. Después de todo, ¿qué otra persona a parte de esa peculiar Slytherin se liberaba dando golpes a diestra y siniestra mientras escucha a Skillet a todo volumen? Seguramente era la única que hacía algo así y fue por eso por lo que decidió dejar de pensar. La sala se le había aparecido, y no iba a negar tal invitación.

Entró sin pensárselo apenas y cerró la puerta tras ella antes de quitarse los cascos, apagar el mp3 y dejarlo sobre uno de los equipos de música que había por el lugar antes de tomar su cabello y atarlo en una trenza que sujetó con un lazo carmín, apartando al mismo tiempo su flequillo de la cara con una simple tiara que se reacomodó para tal fin. Cambió sus gafas por las lentillas, dejando estas primeras al lado del reproductor mientras escuchaba cómo a su espalda algo se movía. No le prestó mayor atención porque sabía lo que era, por ello dejó la varita también sobre el equipo de música, hizo crujir algunos de sus huesos, estiró un poco sus músculos y se dio la vuelta, alejándose del equipo de música y acercándose a lo que iba a ser su saco de arena particular.

Era más que sabido el uso que hacía ya varios años la famosa generación de Harry Potter le había dado a la Sala de los menesteres, entrenándose para luchar contra Voldemort así como también eran conocidos esos extraños autómatas con varita, bastante rústicos y anticuados. Para su suerte no tuvo a una de esas estatuas frente a ella, sino a una mucho más avanzada. Fuera cual fuera la magia que movía la Sala de los menesteres estaba claro que conocía a la perfección a Elizabeth, si no era difícil explicar porqué los habituales autómatas anticuados habían sido sustituidos por unos mucho más elaborados, de movimientos fluidos y claramente resistentes por el metal que los formaba al menos exteriormente. Eran un total de cinco si no contaba mal y no tardaron en rodearla, careciendo de varitas todos ellos. Lo que ella necesitaba era pegar a algo o a alguien, no utilizar conjuros, golpear cuerpo a cuerpo y eso fue lo que hizo cuando, a la primera nota de la canción Hero, se lanzó contra el primero de esos autómatas empezando así una curiosa pelea de cinco contra uno donde la fémina podía explayarse a gusto.

Spoiler:
 



Forma de rol
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 

¿Qué hacer?...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 

 Temas similares

-
» De Orriols a Europa. Un club centenario que quiere hacer historia (Levante UD)
» Cómo hacer una ficha de rol.
» [Fic]~Buscando algo para hacer~ Parte 1
» Para hacer bien las alineaciones...............bajaros el programa!!!
» Programa para hacer firmas y camisetas
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Profecía Comienza :: Castillo de Hogwarts :: Pasillos :: Sala de los menesteres-