ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosAfiliadosRegistrarseConectarse
Últimos temas
» to the beginning ( todos los alumnos, cualquier casa)
Mar Ene 29, 2013 4:52 pm por LissetLempicka

» ficha de louise
Mar Dic 18, 2012 5:17 pm por LissetLempicka

» Llorando a los Muertos
Mar Dic 18, 2012 12:24 am por LissetLempicka

» Diccionario de Hechizos
Dom Dic 02, 2012 7:46 pm por hadita313

» The Last Hogwarts
Vie Jul 13, 2012 7:25 pm por Aaron Vlad Regendorf

» Gomen
Vie Jul 13, 2012 5:53 pm por Aaron Vlad Regendorf

» Ariel Whin
Miér Jun 13, 2012 7:29 pm por LissetLempicka

» Introduccion a Encantamientos I-VII
Lun Jun 11, 2012 11:27 pm por Alexander Mcgonagall

» Hola :D
Dom Jun 10, 2012 11:59 am por ArielWhin


Otoño




Gryffindor

Hufflepuff

Ravenclaw

Slytherin





Gryffindor

Hufflepuff

Ravenclaw

Slytherin




Comparte | 
 

 Atardecer en Hogsmeade.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Dominic Smirnov
Gryffindor
Gryffindor
avatar


Masculino

Mensajes : 128
Fecha de nacimiento : 10/10/1994
Edad : 23

MensajeTema: Atardecer en Hogsmeade.   Dom Feb 05, 2012 12:45 am

Varios días después de su llegada al colegio, y ya con todas sus cosas acomodadas en la habitación que le correspondía sintió la imperiosa necesidad de alejarse de allí por un rato, deseaba estar en paz y ciertamente el bullicio propio de la sala común de su casa era suficiente como para hacerle sentir harto de todo y de todos. Fue así que decidió salir a dar un paseo... era eso o terminar por romperle la mandíbula a alguno de sus compañeros de casa, y a pesar de que era una idea absolutamente encantadora para él, podía terminar expulsado antes de que el año escolar siquiera comenzase. Es por ello que para evitar problemas futuros simplemente tomó una chaqueta no demasiado gruesa y comenzó a caminar para abandonar la sala común en primera instancia y finalmente el castillo.

¿Dónde sería conveniente ir? Recorrer los lugares que podría recorrer durante la época de clases no sería una buena idea ya que terminaría por aburrirse de ellos si antes de siquiera comenzar ya los visitaba. Tras deliberar durante algunos segundos finalmente decidió el lugar perfecto y dicha decisión pareció transmitirse de manera automática a sus pies que comenzaron a moverse hacia donde él deseaba ir. Sería una caminata relativamente larga, Hogsmeade no estaba precisamente cerca, aunque tampoco podía decir que estuviese lejos, pero realmente no importaba, planeaba dirigirse allí de cualquier manera y quejarse o preocuparse por la distancia era una pérdida total de tiempo. Lentamente avanzaría, alejándose a cada nuevo paso del enorme y lúgubre castillo que prácticamente se había vuelto su segundo hogar.

Estaba vestido de manera bastante sencilla, sus prendas consistían en una camiseta manga corta de color negro, una chaqueta de tela de color beige, pantalón cargo con algunas tiras de tela unidas entre ellas dando la impresión de que se trataban de cinturones, botas de estilo militar y sus infaltables brazales, aunque éstos que llevaba tenían además unos guantes con los dedos cortados y refuerzo en la zona de los nudillos, escondiendo en el brazal izquierdo su varita como siempre hacía. No esperaba problemas a decir verdad, pero nunca sabía cuándo podía llegar a toparse con algún bravucón y no es como si le resultase desagradable comenzar una pelea con la única razón de querer golpear a alguien porque le pareciese desagradable o molesto de alguna forma. A decir verdad, deseaba que se armase alguna buena bronca para exteriorizar y calmar un poco su mal humor.

Fue así que tras una media hora de caminata finalmente llegó a Hogsmeade, el sol había comenzado su ritual antes de ocultarse, tiñiendo el cielo de hermosas tonalidades naranjas. Dejó escapar un sonoro suspiro y luego de meter sus manos en los bolsillos de su pantalón retomó su andar a través de las poco transitadas calles de aquel poblado. Debía admitirlo, era un lugar llamativo y que muchos calificarían de encantador, con decoraciones en algunos casos bastante simples y elegantes hasta casos bastante excéntricos y bizarros. Absorto en aquella apreciación de la decoración de aquel lugar fue que dejó de prestar atención al camino y debido a ello recibió numerosos improperios de los pocos caminantes que habían tenido la mala fortuna de encontrarse en el camino del enorme peliblanco. Finalmente se detuvo, quedándose con la vista fija sobre uno de los carteles, parado justo frente a la tienda de bromas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Caroline Riddle
Slytherin
Slytherin
avatar


Femenino

Mensajes : 142
Fecha de nacimiento : 19/04/1995
Edad : 22
Ubicación : Creo que en Hogwarts, ¿No?
Cita : Solo podremos buscar aquello que no queremos encontrar.


MensajeTema: Re: Atardecer en Hogsmeade.   Dom Feb 05, 2012 1:36 am

Esa mañana tras despertar en su cuarto en la torre de Slytherin pareció no tener intenciones de quedarse allí, no era que no quisiese a sus compañeras pues Ángel era completamente de su agrada, sino que simplemente le urgía ir a visitar a un viejo amigo suyo. Sin preámbulos se vistió con unos jeans ajustados negros y una camisa roja por arriba, tomo su bufanda negra enrollándosela en su cuello y su colgante favorito de una serpiente enrollada en una C. Tras vestirse se perdió unos 15 minutos en el baño antes de salir del castillo y casi correr hasta su destino, no desayuno y no lo creyó necesario, donde iba era muy consentida y de paso no veía el rostro de los estudiantes, no le gustaba ver sus caras dormidas era simplemente deprimente.
El camino a recorrer para llegar a Hogsmeade no era tanto si corría para llegar. No tardo mucho en pisar sus calles y oír su gente pasear por las frías cuadras. Su mirada se perdió en la poca circulación cuando se detuvo a tomar algo de aire, se giro sobre su lugar observando cada mísero mago y bruja que se digno a tomar algo de aire esa mañana. Sus pasos la comenzaron a guiar sin que su mente realmente se lo permitiese, su cuerpo se movía solo hacia el lugar que sería su destino, una vieja y remota Biblioteca casi desconocida. Encontrar su destino era algo difícil, este lugar no tenia carteles ni vidrieras deslumbrantes como los demás lugares por lo cual estaba bastante escondido, se creía que solo vendía libros de artes oscuras pero los Aurores ya lo habían revisado en tiempos de guerra y aquello había sido completamente inútil, no tenia nada raro ciertamente. Se poso frente a una casi destruida puerta de madera y tras golpearla entro alegremente, el anciano detrás de un semi-destruido estante la miro con alegría y le dio la bienvenida.
Allí se perdió casi todo el día, cuando el reloj marco alrededor de las 5 o 6 de la tarde -cuando comenzaba a atardecer- salió del oscuro lugar ganando así unos comentarios de las brujas de allí. Ignoro olímpicamente los comentarios mal intencionados de las mujeres para luego dirigirse a visitar alguna que otra tienda, no sabía bien que hacer en esos momentos pero estaba muy segura que no iría al Salón de Té. Así que aburrida inspecciono los letreros hasta encontrar uno que le agradase, la tienda de bromas de Zonko. Estuvo a punto de dirigirse a la entrada y ver que tanto podría tener ese lugar que le agradase pero algo o mejor dicho, alguien le impedía el paso. Un chico de cabellera blanca se posaba frente a al puerta, juraría que tenia cara de tonto pero aquello era extra para agregar. Lo observo levantando elegantemente su ceja derecha –la única visible- y cruzarse de brazos por debajo del pecho, esperando que este entrase pero digamos que justamente ese día tenía nula paciencia así que no tardo en hablarle a su “pared”.
-Si intentas de descubrir de que madera esta hecha la puerta con solo observarla no creo que puedas, así que si me permites pasar te lo agradecería-

Con su mejor voz de niña buena y una pequeña –casi imperceptible- sonrisa observo al chico. Su rojiza mirada inspecciono el atuendo de este y luego bien su rostro, simplemente no le sonaba haberlo visto antes pero para ella todos los rostros eran iguales. Suspiro bajo mientras esperaba la respuesta de este chico, lo único que podía esperar era o que le respondiese mal a su comentario, que la dejase pasar o la ignorase completamente, esperaba que sea la primera puesto que ese día no había tenido una victima, claro, el Señor Arrow y su joven empleado no contaban en su lista.


Sé que me escuchas, ven, acercate a mi y te contaré un secreto.



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ultimo-recuerdo.blogspot.com/
Dominic Smirnov
Gryffindor
Gryffindor
avatar


Masculino

Mensajes : 128
Fecha de nacimiento : 10/10/1994
Edad : 23

MensajeTema: Re: Atardecer en Hogsmeade.   Lun Feb 06, 2012 4:35 pm

Estaba demasiado metido en sus pensamientos como para siquiera percatarse de que alguien se le había acercado lo suficiente y aparentemente él se encontraba en su camino. No podía ser ¿cómo una persona como él podría estar estorabando a alguien más? Solamente cuando pudo oir la voz de la desconocida dirigiéndose hacia él que pareció despertar del pequeño trance en el que se había sumido pocos segundos atrás. Se giró de manera lenta, no le apetecía entablar conversación con nadie y a pesar de que el tono de la voz de aquella joven había sido aparentemente amable, estaba más que claro que sus palabras habían sido emitidas con otra intención. ¿Pensaba que con "dulces" palabras y una leve sonrisa él se tragaría la máscara de amabilidad que ocultaba el verdadero significado de lo que había dicho?

Una risilla divertida escapó de los labios del peliplata, o estaba acostumbrada a tratar con verdaderos idiotas todo el tiempo o quizás no había buscado que sus palabras escondiesen cierto reclamo en su tono. No importaba a decir verdad, fuera intencional el sentido que él había interpretado o no, estaba claro que por el mero hecho de hablarle de esa forma le haría tener que soportar a Dominic con su mal humor. Su vista comenzó a recorrer a la extraña de arriba a abajo, deteniéndose finalmente sobre el rostro de aquella muchacha que al menos él no recordaba haber visto anteriormente. Una sola cosa era segura, y es que ella no era de séptimo año, recordaba los rostros de los alumnos de los últimos años más que nada porque había compartido clases con ellos en alguna ocasión y a ella creía no haberle visto jamás.

Luego de intentar reconocer a la extraña terminó por rascar su mejilla dirigiendo una mirada indiferente a ésta. En realidad no estaba observando la puerta pero supongo que desde allá abajo es difícil saber lo que hacen las personas normales. Respondió de manera ácida haciendo clara referencia a la relativamente "baja" estatura de aquella extraña, aunque claro, para él prácticamente todo el mundo era bajito. Como fuera, no prestó mucha más atención al asunto, pero tampoco se movió de su lugar, no estaba directamente frente a la puerta y ella fácilmente podría rodearle para pasar, si tenía energías para hablar, también las tenía para moverse algunos cuantos centímetros. ¿O no? Simplemente se mantuvo estático, él no planeaba moverse y si bien había tenido la idea de ingresar a la tienda para buscar algún objeto para utilizar en el castillo, la interrupción de la joven le arrebató completamente ese deseo.

Comenzó a preguntarse qué es lo que debía hacer. ¿Debía bombardear con comentarios malintencionados a esa mujer? ¿Debía dar media vuelta e irse para evitar tener que soportar a un extraño? ¿O simplemente debería esperar por una respuesta a su anterior "ataque" y en base a la misma decidir qué hacer? Difíciles decisiones, y no porque fueran demasiado relevantes para su vida, sino porque los resultados podían ser tan variados como divertidos en algunos casos. Por el momento se contentaría con esperar a ver qué es lo que ella iba a hacer, no era un secreto que la curiosidad y los deseos de llevarse mal con las personas eran algo que él no podía evitar sentir, y ciertamente la fémina de tristes rubíes había logrado despertar cierta curiosidad en él, algo en ella le había despertado el interés. ¿Qué podía ser?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Caroline Riddle
Slytherin
Slytherin
avatar


Femenino

Mensajes : 142
Fecha de nacimiento : 19/04/1995
Edad : 22
Ubicación : Creo que en Hogwarts, ¿No?
Cita : Solo podremos buscar aquello que no queremos encontrar.


MensajeTema: Re: Atardecer en Hogsmeade.   Lun Feb 06, 2012 5:28 pm

No se sintió incomoda por la mirada dirigida de él. Podía observar el malhumor que rodeaba al chico fijo en su mirada, claramente parecía que prendería fuego todo con un simple chasquido de dedos pero algo parecía detenerlo, ¿cordura?, quien sabe. Lo oyó hablar y enarco las cejas molesta, nunca nadie había insultado su estatura más allá de decírselo con cariño, juntarse con niños en vez de niñas siempre había sido su meta y normalmente estos eran más altos. Rodo los ojos tras soltar un suspiro, realmente quería que este se moviese de la puerta sino no podría entrar, si bien había espacio para que cupiese y pudiese adentrarse implicaba que debía de rozarlo si daba mal algún movimiento y no quería hacerlo, detestaba tocar cualquier individuo externo a su circulo de vida.
-¿Normales? ¿Y tu lo eres?-

Lo observo incrédula tras hacer una mueca de sorpresa total acompañada con su mano y un suave “oh”. Odiaba tener esas actitudes de diva pero no podía evitarlo si esto provocaba que alguien se cabrease más de lo que estaba. Bien su comentario no fue el más inteligente que pudo dar pero aun así sus palabras salieron antes de ser procesadas realmente por su cerebro, no pensaba antes ni después de hablar, lo dicho, dicho estaba y así se quedaba. Tras no moverse de su lugar y observarlo altanera aun, guardo sus manos en los bolsillos delanteros de su jean –media mano ya que al ser tan ajustados mucho no cabía- provocando que se encogiese levemente de hombros y le sonrió con mayor tranquilidad.
-Mira, mi estatura esta bien, que tú seas alto es otro tema que debatir. Ahora, si eres tan caballeroso, como supongo que no eres, me dejarás pasar-

Había momentos en los que dudaba si esperaba que la golpeasen o simplemente incitaba de defender su lado Slytherin que nunca existió, opto por un poco de ambas dado que suponía tener un leve lado masoquista. Aun así parecía estar lo suficientemente segura de que no la golpearía o al menos no con puño –quizás si con magia- así que de alguna forma no se preocupaba demasiado.
Debía de levantar su rostro para poder verlo a los ojos, realmente era alguien alto pero no por eso intimidante. En esos momentos, cuando lo observo mejor recordó que no tenía la varita consigo, esa mañana la había dejado en su cuarto y, como a donde iba no la necesitaba, no se preocupo por luego invocarla y tenerla cerca a parte de que no tenia realmente donde guardarla más que en su escote y no era un lugar cómodo realmente. Soltó un suspiro guardando un poco de molestia por la situación pero dejando relucir la diversión que le causaba, para que mentir, era una jodida loca que amaba esas situaciones.


Sé que me escuchas, ven, acercate a mi y te contaré un secreto.



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ultimo-recuerdo.blogspot.com/
Dominic Smirnov
Gryffindor
Gryffindor
avatar


Masculino

Mensajes : 128
Fecha de nacimiento : 10/10/1994
Edad : 23

MensajeTema: Re: Atardecer en Hogsmeade.   Miér Feb 08, 2012 11:17 pm

Si algo había que reconocer, es que Dominic tenía la facilidad de provocar expresiones realmente divertidas en los demás a causa de sus comentarios que más de una vez habían logrado acabar con la paciencia de las personas, y ésta no sería una excepción, ya que la forma en la que las cejas de la joven se arquearon provocarían una gran satisfacción en él. Sin embargo, aquella victoria temporal que había logrado hacer que su mal humor disminuyese un poco terminó antes de lo que esperaba pues la mujer le respondería con una pregunta que buscaría hacerle molestar. No iba a conseguirlo, si bien la pregunta llegó a hacerle enojar, no alcanzó para hacerle perder la paciencia por completo, simplemente le provocó gracia cuanto menos al notar que a pesar de su pequeño tamaño ella parecía ser tanto o más conflictiva que él. Más que tú seguro~ Comentó cantarín aunque era poco probable que ella se molestase.

Respondería a la mueca de sorpresa con una de desagrado al tiempo que revoleaba sus ojos al ver la escenita que ella le hacía con sus acciones. ¿Planeaba hacerle enojar? Ese parecía ser el caso, pero si había algo que disfrutaba aún más que golpear a los que le molestaban, era hacer enojar a los demás, parecía tomarlo como un reto, y no le molestaba en lo absoluto estudiar a las personas para saber cuánto debía tirar de la cuerda para que ésta finalmente se cortase. Fue por ese pasatiempo que se mordió la lengua para evitar insultar de arriba a abajo a la muchacha de la cual aún no sabía absolutamente nada. La mirada que ella le dirigió ciertamente no pasaría desapercibida. ¿Cómo iba a hacerlo si le observaba con unos aires de grandeza incluso mayores a los de él?

Todos y cada uno de los movimientos de ella fueron seguidos por la atenta mirada del ojos zafiro, terminando por quedarse sobre los labios de ésta al ella volver a sonreirle de manera aparentemente tranquila. Tras oir las palabras de la fémina, apenas y se movió para quedar frente a frente a la castaña, observándole como si estuviese juzgando su valor tan solo con verle. ¿Acaso tienes algún problema motriz que no puedes caminar unos pasos hacia alguno de los lados? Preguntó con su típico tono que mezclaba molestia e indiferencia. Además, como bien acabas de decirlo, no soy ningún caballero, ellos murieron en la edad media y no tengo ningún deseo de revivir costumbres tan arcaicas en mi comportamiento diario.

La mirada del varón se quedó sobre la joven durante un buen rato, finalmente desvió su mirada ligeramente hacia la derecha. ¿Cómo te llamas niña? Preguntó tranquilamente, le agradaba saber el nombre de las personas a las que molestaba o intentaba hacer molestar al menos. Sin embargo, tras su pregunta pareció volver a analizar a la mujer. De haber sabido que ella podía pensar que él podría intentar golpearla se le habría reido en la cara. Podía ser un bruto con Elizabeth, pero con las demás mujeres no era así, a menos claro que fuera igual que la serpiente con la que acostumbraba a practicar alguna que otra vez, para fortuna de la joven, no sabía qué era lo que cruzaba por su mente en esos instantes. Vamos que no tengo todo el día. Diría con una sonrisa de medio labio como si buscase poner a prueba la paciencia de la mujer.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Atardecer en Hogsmeade.   

Volver arriba Ir abajo
 

Atardecer en Hogsmeade.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 

 Temas similares

-
» Bocetos de Atardecer
» Hogsmeade (calle 5)
» Bajo el fulgor del atardecer.
» Dibujando un paisaje en la azotea [Libre]
» Pokemon Mystery Dungeon-The Darkness Nightmare [Inscripciones Cerradas]
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Profecía Comienza :: Hogsmeade :: Calles-