ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosAfiliadosRegistrarseConectarse
Últimos temas
» to the beginning ( todos los alumnos, cualquier casa)
Mar Ene 29, 2013 4:52 pm por LissetLempicka

» ficha de louise
Mar Dic 18, 2012 5:17 pm por LissetLempicka

» Llorando a los Muertos
Mar Dic 18, 2012 12:24 am por LissetLempicka

» Diccionario de Hechizos
Dom Dic 02, 2012 7:46 pm por hadita313

» The Last Hogwarts
Vie Jul 13, 2012 7:25 pm por Aaron Vlad Regendorf

» Gomen
Vie Jul 13, 2012 5:53 pm por Aaron Vlad Regendorf

» Ariel Whin
Miér Jun 13, 2012 7:29 pm por LissetLempicka

» Introduccion a Encantamientos I-VII
Lun Jun 11, 2012 11:27 pm por Alexander Mcgonagall

» Hola :D
Dom Jun 10, 2012 11:59 am por ArielWhin


Otoño




Gryffindor

Hufflepuff

Ravenclaw

Slytherin





Gryffindor

Hufflepuff

Ravenclaw

Slytherin




Comparte | 
 

 Aparadores.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Quinoa Cóatl
Slytherin
Slytherin
avatar


Masculino

Mensajes : 22
Fecha de nacimiento : 24/08/1995
Edad : 22

MensajeTema: Aparadores.   Mar Ene 24, 2012 3:54 pm

He escuchado a los demás hablar acerca de los sentimientos, y realmente es un tema confuso, no porque no los posea, puesto que no soy de acero... Pero, igualmente son confusos, porque por momentos inexplicablemente te vuelves tan vulnerable como el cristal gracias a ellos. Benditos y malditos sentimientos...

Con estos pensamientos dentro de su pequeña cabeza y hundido en su mundo interno, no prestaba atención a muchos de los carteles mágicos que había en aquel pequeño pueblo llamado Hogsmeade.

La primera vez que conoció aquel poblado acogedor le encanto, y más aun en invierno. Luces por todas partes dando un aire aun más mágico, (si es que eso era posible) junto con los carteles hechizados que promocionaban miles de chucherías. Y de la mano de su amado padrino, aquello era perfecto. Pues aunque no tenían ni un solo knut de bronce era feliz, y vaya que lo era.

Sin saber porque se detuvo de golpe en medio de todo y comenzó a observar los aparadores. Y gracias a esa acción los ojos se llenaron de lagrimas. La nostalgia le estaba golpeando manera fría.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elizabeth Lockheart
Slytherin
Slytherin
avatar


Femenino

Mensajes : 336
Fecha de nacimiento : 04/04/1994
Edad : 23
Ubicación : ¿Y a ti qué te importa?...
Cita : Si amenazas a una serpiente te clavará los colmillos sin dudarlo... Da gracias a que yo lo medito un poco más antes de mostrar los míos~


MensajeTema: Re: Aparadores.   Miér Ene 25, 2012 8:57 am

Spoiler:
 

Realmente estaba cansada. No era habitual en una persona como Elizabeth sentirse así de apática e i ncluso podría decirse que físicamente débil despues de no hacer absolutamente nada en la mañana salvo aguantar a su hermanastro y preguntarse porqué demonios a los instructores de Hogwarts les había dado la gana de permitir que los alumnos llegaran al castillo semanas antes de empezar el curso. No es que su vida cambiara mucho de estar en Hogwarts a estar en cualquier otro lugar, menos aún teniendo en cuenta que siempre hacía lo que le venía en gana, pero la verdad es que no aguantaba a sus compañeros y si podía alejarse de ellos una semana pues lo hacía. No obstante, como Mattias era tan... tan él pues convenció a los Croft de mandarlos en cuanto pudieran al castillo para ver a las amistades del curso pasado.

- Ya sé porqué estoy cansada -musitó para sí misma como si se tratase de un pensamiento en voz alta, recordando todo el trajín que había tenido en los últimos días con maleta arriba y maleta abajo porque sí, sería una bruja de Slytherin pero ella todo cuanto podía lo hacía a la muggle, prescindía de la magia siempre y cuando no tuviera más remedio que recurrir a ella pero no era tan torpe como para dejar que fuera un hechizo el que organizara sus cosas, total, aunque hubiera tardado un par de días -por culpa de sus nuevas compañeras de habitación todo hay que decirlo- en organizar todo su equipaje al menos había gastado el tiempo en algo que no fuera pelearse. Había terminado esa misma mañana y ahora no tenía nada más que hacer, de ahí que hubiera decidido pasearse por la otoñal Hogsmade vestida con unos simples pantalones de mezclilla negros y un polar -o sudadera bastante abrigada, realmente le daba igual lo que era pues le bastaba con que feura cómoda- rojo oscuro junto a una bufanda de una tonalidad cobre rojiza.

La música resonaba en sus oídos a través de los grandes auriculares que traía en sus orejas, dejándose así embriagar por la letra de canciones de varios grupos como Evanescence o Amaranthe, todos con una vocalista mujer pues ahora er alo que le apetecía, escuchar a una mujer cantar. Fue así como, perdida en su mundo, no se dio cuenta de que no era la única alumna a la que se le había antojado salir a pasear por el pueblo mágico aunque claramente los motivos de sus caminatas eran muy distintos. A pesar de tener su atención centrada en la música no llegó a chocarse con el joven, al contrario, se paró apenas medio metro en diagonal a él y a su espalda, alzando una ceja con cierta curiosidad mientras su mirada variaba del escaparate al varón. Duró así apenas un par de segundos antes de encogerse de hombros, meter sus manos en el bolsillo central de su prenda superior y adelantar su pierna izquierda, dispuesta a retomar su camino.



Forma de rol
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Quinoa Cóatl
Slytherin
Slytherin
avatar


Masculino

Mensajes : 22
Fecha de nacimiento : 24/08/1995
Edad : 22

MensajeTema: Re: Aparadores.   Lun Ene 30, 2012 6:44 pm

Cuando su mirada se poso en aquellos aparadores todo el mundo pareció quedar mudo, más no desapareció, si su padrino hubiese estado con el, seguramente si habría desaparecido.

Con ligereza movió un par de veces su cabeza y se dirigió hacía otros lugares, no le convenía solamente quedarse parado. Con tantas cavilaciones en su cabeza comenzó a caminar sin rumbo fijo, lo único que deseaba era no estar solo en estos momentos. De alguna u otra manera esto le recordó a una película muggle que miro con su padrino hace ya tiempo. Un día otoñal, una chico solo, buscando solamente escapar y cada quien en su mundo. Pero al final el chico encuentra a alguien que ve en el una meta. Lamentablemente las películas muggles solo daban falsas esperanzas.

Sin saber como ni donde se topo con una chica que traía unos audífonos, algo raro, cabe destacar. Ya que hay que tener en cuenta que normalmente las cosas electrónicas se atrofian gracias a la magia. Sin nada mas que el objetivo de buscar una conversación se acerco a la chica y le toco el hombro. -Oye, ¿cómo es que tu accesorio no se atrofia?- Pregunto con sana curiosidad mientras que esbozaba una sonrisa y resguardaba su cara en su gran bufanda.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elizabeth Lockheart
Slytherin
Slytherin
avatar


Femenino

Mensajes : 336
Fecha de nacimiento : 04/04/1994
Edad : 23
Ubicación : ¿Y a ti qué te importa?...
Cita : Si amenazas a una serpiente te clavará los colmillos sin dudarlo... Da gracias a que yo lo medito un poco más antes de mostrar los míos~


MensajeTema: Re: Aparadores.   Lun Ene 30, 2012 7:26 pm

Dado que su interés por el chico moreno se fue tan rápido como apareció la fémina no tuvo intención ninguna de quedarse y siguió su camino que, si bien no tenía rumbo determinado, al menos la mantenía alejada de las chillonas voces de sus compañeras de habitación. No tardó mucho en reprocharse mentalmente por volver a tocar el tema en sus pensamientos pues ella no era una persona a la que le gustara quejarse salvo en raras excepciones, por lo que estar todo el día dale que te pego con el mismo tema dentro de su cabeza la estaba comenzando a hartar. Decir que estaba sumida en su mundo era decir poco, más bien estaba absorta de la realidad pues la única forma que le agradaba para dejar de pensar en cosas como aquella era o liarse a golpes o abstraerse en su música, y dado que no quería montar un espectáculo en medio de Hogsmade no le quedó más remedio que dejar que la música la embriagara, ignorando así todo su alrededor. Así habría seguido quién sabe por cuánto tiempo más de no ser porque alguien decidió cortar su momento de paz con una acción que bien podía recibir una molesta y violenta reacción. Alguien la había tomado del hombro y eso la hizo detenerse y mirar por encima del hombro agarrado a quien fuera que había invadido su espacio personal, dirigiéndole una mirada fría como el hielo y venenosa como la más letal de las serpientes.

Si había algo que Elizabeth celara más que su mp3 era su hermanastro -aunque no lo dejara notar- y su espacio personal, especialmente este segundo pues Mattias era más que capaz de defenderse solito. Por suerte para el joven la rubia supo controlarse y, dejando de lado esa inquisitiva mirada, no hubo más reacción de su parte, algo que la integridad física de su acompañante debía agradecer. ¿Por qué no le había partido la cara? Simple, porque la había reconocido. Era uno de sus compañeros de clase y casa pues si bien nunca se había molestado en tener ni una mísera conversación con ninguno de ellos, salvo algunas esporádicas que siempre acababan en pelea, era incapaz de olvidar un rostro o un nombre, su padre así la había criado durante sus primeros seis años de vida. No le hizo falta quitarse los auriculares ni mucho menos detener la música para entender lo que él le decía, aunque eso no significaba que fuera a responder, al menos no a la pregunta que se le formuló- Quítame la mano de encima o la perderás -advertencia o amenaza, Quinoa podía tomarse aquella frase como más le gustara pero si la conocía -que era lo más probable- seguro también sería conocedor de su historial y la ojos esmeralda no era mujer que amenazara en vano, mucho menos cuando se trataba de temas donde la violencia estaba presente.



Forma de rol
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Quinoa Cóatl
Slytherin
Slytherin
avatar


Masculino

Mensajes : 22
Fecha de nacimiento : 24/08/1995
Edad : 22

MensajeTema: Re: Aparadores.   Lun Ene 30, 2012 8:00 pm

Estaba de más que por unos segundos la esporádica amenaza le había sorprendido, pero así como vino se fue. Conocía muy bien a este tipo de personas. Con elegancia pocas veces vista le asesto una cachetada aquella fémina que había osado tratar mal su amabilidad. Daba igual si la chica era de gran familia, o si era más fuerte que el. La regla numero 1 que jamás se debe de romper es faltar el respeto a alguien, no si es con sutileza.

Cuando su mano hubo impactado en el rostro de aquella mujer sus negros ojos se volvieron vacíos y su cara no mostró mas que una sonrisa que bien podía asustar a muchos, pero tal vez no a la fémina. -Puede que no seas el prototipo perfecto de Slytherin, pero bien vendría que supieras a quien temerles y con quien meterte.- El veneno que destilaba era letal conjugado con la hiel que corría por su sangre no hacían mas que potencializar sus efectos.

Sin esperar respuesta giro sobre su eje y siguió con su camino intentando calmar los sentimientos que lo atormentaban, aunque por fuera siguiera como siempre. Impasible y altanero, pero no sin antes posar su mano en su varita. Si de algo se jactaban las serpientes era de ser precavidas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elizabeth Lockheart
Slytherin
Slytherin
avatar


Femenino

Mensajes : 336
Fecha de nacimiento : 04/04/1994
Edad : 23
Ubicación : ¿Y a ti qué te importa?...
Cita : Si amenazas a una serpiente te clavará los colmillos sin dudarlo... Da gracias a que yo lo medito un poco más antes de mostrar los míos~


MensajeTema: Re: Aparadores.   Lun Ene 30, 2012 8:18 pm

Quizá fue un poco ilusa al pensar que su amenaza bastaría para hacer que el varón retirase su mano y, si bien con un par de insultos y demás despotricaciones contra ella, se largaría o la dejaría en paz. No se esperó que él la abofeteara, pero cabe añadir que no la sorprendió, estaba más que acostumbrada a que los Slytherin fueran agresivos con ella y esa no era la primera cachetada que se llevaba, ni sería la última de eso estaba segura. A pesar de que no fue precisamente fuerte -no para ella al menos- su rostro se ladeó hacia el lado contrario, dejando ver en su mejilla la marca roja de la mano del menor. Le escocía, pero sin duda ese molesto escozor no le dolía, la enfurecía. ¿Le había levantado la mano cuando fue él quien había actuado impulsivamente primero? Bien, pero iba a atenerse con las consecuencias, Elizabeth no era mujer que mantuviera sus colmillos tras sus labios una vez la golpeaban, y el varón iba a comprobar en carne viva que retarse con esa serpiente en particular era la peor idea que se le podía haber cruzado por la cabeza. En principio no reaccionó, simplemente se movió para que su cuerpo le diera el frente al joven mientras su rostro se mantenía ladeado, dejando que su mirada de reojo se viera ensombrecida e incluso tenebrosa debido al flequillo que traía siempre sobre la frente. La sonrisa ajena no la hizo siquiera estremecer y sinceramente tuvo ganas de reírse a carcajadas cuando le leyó los labios. ¿Debía temerle? ¿A él? Eso sí que era un buen chiste.

Cuando le vio girar no dudó más y antes siquiera de que él pudiera dar el primer paso la fémina le tomaría el brazo derecho con su zurda, obligándole a girar para quedar frente a frente apenas un segundo antes de que su puño derecho impactase contra la mejilla izquierda del menor con una fuerza que era totalmente impropia de una mujer de su aparentemente delgada e incluso algo débil complexión. Si de algo podía jactarse la fémina era de ser rápida y certera, además tan acostumbrada a las peleas como estaba era prácticamente imposible que él esquivase dicho golpe, aunque de hacerlo la rubia no tendría que hacer nada más que utilizar su zurda -todavía sujetando el brazo ajeno en caso de que su puñetazo fallara- para juntarle a ella y tomarle del cuello con su mano libre, como si estuviera dispuesta a ahogarle. De una forma u otra sus palabras y acciones posteriores serían las mismas por lo que no dudó ni un segundo en -una vez él la mirase- relamerse los labios mostrando en ellos una maliciosa y afilada sonrisa al mismo tiempo que su mirada se entrecerraba, manteniendo el ceño fruncido y sus orbes ahora glaciales clavados en el rostro del moreno.

- ¿Eso es lo mejor que puedes hacer? -cuestionaría con claro tono de sarcasmo y burla y, de tenerle sujeto por el cuello, aprovecharía para arañarle la piel con sus uñas poco antes de empujarle hacia atrás, soltándole con intenciones de hacerle caer al suelo o, mínimo, alejarle de ella- Una cría de dos años pega más fuerte -añadiría sintiendo cómo el ardor de su mejilla golpeada se expandía por cada centímetro de su cuerpo. Conocía bien ese tipo de calor, era pura y simple furia. Antes sólo tenía la música para desahogarse, ahora resultaba que un insensato se le había cruzado por el camino y encima la había golpeado. Oh sí, ya no le hacía falta la música para olvidar a sus compañeras de cuarto, ahora tenía un lindo saco de boxeo con el que entretenerse y desquitarse porque si algo estaba claro era que Elizabeth nunca dejaba una pelea a medias, si el Slytherin quería jugar con fuego no sólo iba a quemarse, iba a arder al completo.



Forma de rol
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Quinoa Cóatl
Slytherin
Slytherin
avatar


Masculino

Mensajes : 22
Fecha de nacimiento : 24/08/1995
Edad : 22

MensajeTema: Re: Aparadores.   Lun Ene 30, 2012 8:49 pm

Una sonrisa imperiosa se poso en sus labios después de haber recibido aquel puñetazo. La primera advertencia había sido dada, que aquella rubia no la hubiese aceptado era su pesar, no el de el. Con cuidado y con la sonrisa aun instalada en su rostro escucho atentamente las advertencias de aquella mujer.

Después de haber terminado sus ojos se volvieron acerados, fríos y algo más vacíos. En su lugar natal su familia era reconocida por servir a la afamada y temida reina. La muerte, y gracias a ella heredaron ciertas facciones y/o características como los ojos negros. No había que confundirse, una persona con ese color de ojos era ciega, mas no el.

Con una voz ligera y casi muda invoco un hechizo de ilusión y el clima fue volviéndose un poco mas helado de lo normal.-Incarcerous.- Músito con suavidad mientras que se aflojaba notablemente el agarre de la rubia.

Con pequeño manotazo se reincorporo y noto el escozor que había en su cuello. Al parecer las uñas de aquella mujer habían hecho más de lo que esperaba. -Jamás subestimes aun libro por su portada. Y puede que una pequeña golpee mas fuerte que yo, pero hay que tener en cuenta que yo no soy un animal.- Miro con prepotencia aquella mujer que ahora yacía amarrada.

-Al parecer no te haz dado cuenta, pero... La primera advertencia ya fue dada. Ahora falta la segunda.- Su rostro no había cambiado, ni nada. Todo seguía igual que antes de que fuese tomado a la fuerza.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elizabeth Lockheart
Slytherin
Slytherin
avatar


Femenino

Mensajes : 336
Fecha de nacimiento : 04/04/1994
Edad : 23
Ubicación : ¿Y a ti qué te importa?...
Cita : Si amenazas a una serpiente te clavará los colmillos sin dudarlo... Da gracias a que yo lo medito un poco más antes de mostrar los míos~


MensajeTema: Re: Aparadores.   Lun Ene 30, 2012 9:02 pm

Si bien la expresión del moreno era aterradora a la fémina no le provocó ni una mísera reacción. Ella no le temía a nadie, mucho menos a un impulsivo muchacho que había provocado a una bestia a la que era mejor no tantear. El cambio en el clima no pareció incomodarla en absoluto y, si bien sus reflejos no la ayudaron a librarse de las sogas que inmovilizaron sus brazos, ni siquiera sorpresa mostró por ello. Ahora que el clima era más frío a su alrededor había una mayor humedad, lo que significaba que ella podía fácilmente hacer uso de sus habilidades. Eso sí, cabe especificar que se mantuvo de pie, no permitió que aquella soga la tumbara ni que la dejara arrastrándose por el suelo aún cuando pudiera aferrársele tan fuerte que le cortara la respiración. No escuchó las palabras de su acompañante pues la música seguía retumbando en sus oídos, sin embargo no le hizo falta pues podía leerle fácilmente los labios, al fin y al cabo la estaba mirando cuando le dirigía la palabra- Y no lo hago -sería su primera respuesta antes de arrodillarse, plantando su rodilla izquierda en el suelo para poder así tomar en su zurda su varita -la cual, como era habitual en ella, estaba escondida en sus botas-, conjurando así un rápido depulso que tenía por objetivo el torso del varón. Estaba amarrada sí, pero eso no significaba que estuviera indefensa.

Si su ataque tenía éxito aprovecharía el momento para conjurar unas pequeñas cuchillas de agua, modificándoles la presión para que cortaran lo suficiente para ayudarla a liberarse de la soga, cortándola en variados puntos para así quitársela de encima. Además debido al golpe del depulso y a lo pequeñas que eran dichas cuchillas probablemente Quinoa no llegaría a verlas. Tras ello se incorporaría tomando firmemente su varita con la mano izquierda, a la espera de que el menor hiciera algún otro movimiento. No le gustaba luchar con magia, pero no iba a quedarse de brazos cruzados mientras él la atacaba, aprovechando para responder el asunto de la advertencia- Si lo que quieres es asustarme deberás esforzarte mucho más... y te recuerdo que fuiste tú quien dio el primer golpe, luego no me vengas llorando -claramente su tono de voz demostraría altanería y fiereza, aunque la sonrisa no desapareció en ningún momento de sus labios. Si por otro lado su ataque fallaba utilizaría igualmente su control sobre el agua para librarse de sus ataduras, pero prestando amplia atención a los movimientos del varón por si en algún momento -aprovechando tener las piernas flexionadas- debía moverse a otro lado para evitar ser alcanzada. No obstante, si la cosa se ponía fea para ella no dudaría en librarse del incarcerous adoptando su forma animaga.



Forma de rol
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Aparadores.   

Volver arriba Ir abajo
 

Aparadores.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Profecía Comienza :: Hogsmeade :: Calles-