ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosAfiliadosRegistrarseConectarse
Últimos temas
» to the beginning ( todos los alumnos, cualquier casa)
Mar Ene 29, 2013 4:52 pm por LissetLempicka

» ficha de louise
Mar Dic 18, 2012 5:17 pm por LissetLempicka

» Llorando a los Muertos
Mar Dic 18, 2012 12:24 am por LissetLempicka

» Diccionario de Hechizos
Dom Dic 02, 2012 7:46 pm por hadita313

» The Last Hogwarts
Vie Jul 13, 2012 7:25 pm por Aaron Vlad Regendorf

» Gomen
Vie Jul 13, 2012 5:53 pm por Aaron Vlad Regendorf

» Ariel Whin
Miér Jun 13, 2012 7:29 pm por LissetLempicka

» Introduccion a Encantamientos I-VII
Lun Jun 11, 2012 11:27 pm por Alexander Mcgonagall

» Hola :D
Dom Jun 10, 2012 11:59 am por ArielWhin


Otoño




Gryffindor

Hufflepuff

Ravenclaw

Slytherin





Gryffindor

Hufflepuff

Ravenclaw

Slytherin




Comparte | 
 

 Escapada Nocturna-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Lilith Rain
Gryffindor
Gryffindor
avatar


Femenino

Mensajes : 10
Fecha de nacimiento : 17/02/1993
Edad : 24

MensajeTema: Escapada Nocturna-   Jue Ene 12, 2012 11:57 pm

-¿Qué iba a ser de la vida de Lilith sin romper alguna que otra pequeña regla? No deambular por los pasillos a altas horas, sin hacer trampas en los exámenes y la regla a romper que más la seducía era la de seguramente escaparse, un poco de agilidad y después ya era cuestión de suerte, esquivar a los posibles prefectos, o algún profesor amante de la noche, luego un pasaje secreto y ¡Listo! Ya se encontraba fuera de la gran escuela.-

-Le resultaba más que agotador estar todo el día encerrada, leyendo libros de clase en clase y escuchando música, a medida que se adentraba en las fauces del bosque prohibido sentía como su corazón latía mas fuerte, era nada más que en anhelo de tener sus alas aunque sea hasta que saliera el sol del nuevo día Todavía falta un buen rato, deja de pensar en eso se dijo a si misma en su mente con tono de reto, si se abrumaba a pocos minutos de haber salido con tener que regresar, no iba a disfrutar de lo más lindo que estaba ocurriendo en ese momento una Escapada nocturna.-

-Caminó unos instantes a paso apresurado, pero sin descuidar su fina ropa o sus gráciles movimientos, la oscuridad era absoluta, hermosa sin dudas. El cielo estaba oscuro, manchado con nubes de formas irregulares y bien distribuidas, no dejaban pasar el más mínimo rayo lunar, una leve brisa acariciaba su rostro y despeinaba su cabello.
La ojiazul se tomó un momento para cerrar sus ojos y disfrutar de la soledad aparente, pocos sonidos podían oírse, un alboroto de murciélagos que revoloteaban, algún que otro grillo molesto, creyó también oír un aullido de lobo, pero no estaba segura, hasta que sin moverse un centímetro abrió sus ojos brusca y dirigió su mirada al frente- Mejor que salgas –Alzó su voz solo para pronunciar esas tres palabras insignificantes pero con seguridad, casi ordenándolo. Había oído pisadas en aquel silencio y si había algo que no le gustaba, además de que la molestaran, era que la espíen.-

-Alzó apenas su mano derecha y frotó sus dedos un par de veces generando una llama en su mano, la cual en un leve movimiento de vaivén hizo que paseara por alrededor de ella misma, alumbrando un poco la escena, sus ojos buscaban movimiento, no dudaría en atacar, ya se sentía molesta.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dominic Smirnov
Gryffindor
Gryffindor
avatar


Masculino

Mensajes : 128
Fecha de nacimiento : 10/10/1994
Edad : 22

MensajeTema: Re: Escapada Nocturna-   Vie Ene 13, 2012 12:59 am

Como de costumbre, las malditas pesadillas que atormentaban al peliplata habían vuelto a impedir que pudiera descansar durante toda la noche. No era de extrañar que el varón se mostrase de mal humor tan seguido, si dormía tres horas diarias era mucho. Como fuera, a sabiendas de que no lograría conciliar nuevamente el sueño (al menos no por un buen rato) optó por abandonar la cama para comenzar uno de sus ya habituales recorridos nocturnos por los terrenos de los alrededores del castillo. ¿Dónde se dirigiría ese día? No lo sabía, sus pies por lo general le llevaban a lugares bastante extraños en ocasiones y en otras a lugares algo más peligrosos. Avanzaría a través de los desiertos pasillos de Hogwarts observando hacia la nada misma en realidad, parecía absorto en sus pensamientos mientras avanzaba amparado por la noche que, gracias a un grupo de nubes bastante espesas, hacía que las sombras parecieran eternas.

Se detuvo luego de haber atravesado los muros del castillo, quedándose quieto durante un rato mientras una suave brisa comenzaba a soplar, meciendo sus cabellos de un lado al otro, acariciando su rostro como si de una gélida mano recorriese la piel de su pálido rostro. Suspiró algo molesto, había tenido un día algo largo, demasiado en realidad y había aguantado las ganas de romperle una silla en la cabeza al profesor de estudios muggles. ¿Era posible que un tipo como aquel fuera elegido como profesor? Al parecer así era y para pesar de Dominic había sido inscripto en esa maldita materia opcional siendo que luego de su paso por el orfanato ya había tenido el suficiente trato con los muggles para darse una idea bastante acertada de como eran en general, pero como fuera ya nada podía hacer más que quejarse.

Decidió desviar su andar para avanzar hacia la entrada del bosque prohibido, hacía ya algún tiempo desde su última visita a aquel sitio. ¿Fergoth seguiría en buenas condiciones? Era bastante probable que si, una araña del tamaño de aquella seguramente sabría cuidarse por si sola, era algo difícil encontrarla en ocasiones, y en otras aparecía incluso sin ser llamada. Rascó su mejilla recordando cómo había terminado con aquella criatura en sus manos, toda una anécdota a decir verdad, pero que ahora no venía al caso. Avanzó con las manos en sus bolsillos mientras el cielo poco a poco parecía desaparecer entre las copas de los enormes árboles que conformaban aquel sitio donde criaturas fantásticas y de pesadillas merodeaban en busca de algún incauto que no fuera consciente de sus peligros.

Sus prendas consistían de unas botas militares punta de fierro, un pantalón militar holgado de color negro, una camiseta manga corta de color negro y una chaqueta no muy gruesa blanca, prendas para el verano y que ciertamente no eran las más indicadas para la época del año en la que estaban, sin embargo, las temperaturas por más frías que pudieran parecerle a los demás estudiantes, parecían veraniegas para el joven de cabellos plateados acostumbrado al duro clima de su tierra natal.

Continuaría avanzando sin rumbo durante algunos minutos, pudiendo oir a su alrededor el movimiento de arbustos, hojas y pisadas. Aullidos podían oirse a lo lejos, sonidos que quizás podrían atemorizar a gran parte de los estudiantes de Hogwarts, pero que para el varón eran cotidianos. ¿Por qué temer a las criaturas de su propia especie? Como fuera, el sonido de pisadas se detendría al instante mismo en que él se detuvo en un pequeño claro rodeado de altos árboles y arbustos, parecía que le observaban. ¿Quién sería? No lo sabía con certeza, pero no dejaría aquella pregunta sin responder. No habrán pasado más de treinta segundos hasta que finalmente una criatura de alrededor de dos metros y medio saltó de entre las sombras en su dirección, lanzando un golpe de puño directo hacia el rostro del varón. Sin pensarlo dos veces, daría un salto hacia la derecha. Un centauro. Diría sin signo alguno de sorpresa en su expresión mientras la criatura se giraba en su dirección con cara de pocos amigos.

Era sabido que los centauros no tenían mucho cariño por los humanos, siendo una raza de criaturas bastante agresiva no era de extrañar que aquel le hubiese atacado sin más. Como fuera, si quería que las cosas fueran de ese modo, así lo tendría. Cerró sus puños mientras observaba a la criatura directo a los ojos, antes de comenzar a correr en su dirección, dando un salto en su dirección mientras lanzaba un fuerte puñetazo directo al rostro del centauro. Como resultado, su puño terminó impactando justo en el mentón de aquella bestia, haciéndole retroceder algunos pasos. Las manos del varón se alzaron como si estuviera listo para comenzar un combate con aquella criatura, listo para comenzar a cubrir la tormenta de golpes que su atancante le lanzaba. Fue retrocendiendo poco a poco para intentar buscar una apertura en el ataque de su enemigo, hasta que una voz le distrajo de lo que estaba haciendo. ¿Una mujer? ¿Qué demonios hacia alguien allí a esas horas de la noche?

No tuvo mucho tiempo para pensar en una respuesta a dicha incógnita, porque ni bien se volteó para observar en la dirección de la que aquella voz provenía, un puñetazo de la criatura terminó por impactar en el pecho del joven haciéndole salir disparado hacia atrás dada la sobrenatural fuerza de su enemigo. Como resultado, terminó apareciendo frente a la fuente de distracción, cayendo estrepitosamente al suelo para luego girar un par de veces hasta finalmente detenerse. Mierda. Diría con molestia antes de levantarse para observar a la criatura que se había lanzado como una locomotora imparable en su dirección para terminar lo que había empezado. No le hizo falta más, esperó a que la criatura lanzara un golpe demoledor en su dirección, esquivando el mismo al agacharse antes de lanzar un potente puñetazo directo hacia la mandibula del centauro, terminando por dejarlo fuera de combate. Eso te enseñará. Diría antes de empezar a sacudir su ropa que había quedado llena de tierra, ignorando sin querer a la joven que allí se encontraba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lilith Rain
Gryffindor
Gryffindor
avatar


Femenino

Mensajes : 10
Fecha de nacimiento : 17/02/1993
Edad : 24

MensajeTema: Re: Escapada Nocturna-   Vie Ene 13, 2012 2:20 am

-Ok, se podía haber esperado mil resultados y reacciones una más bizarra que la otra, ya estaba más que claro que en esa escuela escaseaba la gente normal y que mejor oportunidad para recordárselo que en ese bosque, en ese mismo momento. Uno ya no podía pedir siquiera un poco de tranquilidad, no es que tampoco pudiera exigirla pero ciertamente ¿Quién rayos estaría despierto a esas horas y deambulando por el bosque? Al parecer no era la única.
Una batalla campal empezó a desarrollarse frente a ella, dudaba si había sido antes de que hablara, durante, o después de que había pronunciado tan solo tres míseras palabras ¿Tanto alboroto? ¿Tendría oportunidad de quemar a algo, o a alguien? Una sonrisa se le dibujó tan solo por unos segundos, amplia pero fugaz.-

-Los arbustos se sacudieron como si un tornado estuviera pasando en ese momento, su ceño se frunció y sus labios se apretaron, al mismo tiempo la llama que la rodeaba reaccionaba y se avivaba fuertemente hasta parecía dibujar pequeñas formas apuradas como pequeños espirales que no llegaban a formarse, morían y volvían a intentarlo. Nuevamente se preparó para alzar su voz, pero solo atinó a abrir su boca ya que lo próximo que vería sería una figura, humana hasta donde pudo ver, salía disparada violentamente en dirección hacia ella- ¡¿Qué diablos?! -Exclamó sorprendida, casi gritando, su voz retumbó entremezclada con susto y enojo, aquel idiota le había dado tremendo susto y por eso retrocedió unos pasos porque no estaba segura de quien era, cuales eran sus intenciones, lo que si debía admitir era que sabía exactamente como hacer una entrada-

Tu.. -No alcanzó ni a armar una oración coherente porque el sonido que acompañó a la incorporación del peliplata la dejó sin palabras, a continuación un enorme centauro emergió bastante enojado y con ansias al parecer de comerse al joven, o golpearlo un poco Esto se pondrá bueno pensó, expectante un leve brillo se le dibujó en el rostro de ver aquella pelea, esperaba claro que durara más de un round, al menos luego de todo el alboroto, interrumpir su caminata nocturna, mínimo dos rounds, nuevamente se sonrió .
El encuentro no duró lo que la ojiazul esperaba, fueron alrededor de unos cinco minutos.
Un suspiro desganado y desilusionado escapó de entre sus labios, el animal se había abalanzado con furia imparable contra el extraño joven, era prometedor, si lo era. Un golpe en la mandíbula y el animal se dejó caer bruscamente levantando polvo y haciendo temblar el suelo con su enorme tamaño.-

-La joven repasó en su mente los sucesos, en un parpadeo había pasado una historia frente a sus ojos: Escaparse de la escuela, entrar al Bosque Prohibido, aunque solo a caminar un rato, y había terminado en medio de una pelea entre animales y posiblemente una pelea más para apuntar en su cuaderno, ya que estaba podía considerarlo también. ¿O no?.
El fuego que danzaba alrededor de la ojiazul parecía casi extinto, había puesto atención en donde no debía y se había desenfocado. Unos leves parpadeos y las llamas volvieron a avivar, ahora solo podía ver la espalda del sucio peliplata que con sus manos intentaba limpiarse, le resultó normal que la ignorara después de lo sucedido, a decir verdad le pareció hasta conveniente que así fuera. Reboleó sus ojos por los pensamientos que la abrumaban, hacía unos minutos había considerado atacarlo y quemarlo, pero ahora para evitar ser sociable por llamarlo de alguna forma, dejaba de lado su impulso de piromaníaca, algo raro ya de por si.-
Si vas a ser tan idiota deja que te maten

-Fría, agresiva y hasta maleducada, así fue esto lo último que hizo Lilith, dio por finalizada la charla cerrando su puño y abriéndolo en un rápido movimiento haciendo así que el fuego se apagara de repente. Poco le importaba al fin y al cabo quien era aquel joven, su rostro no había sido siquiera mostrado con claridad, estaba de pie y parecía no estar herido, era curiosa pero no iba a empezar a charlar como una estudiante de quinto año emocionada. Dio un medio giro y emprendió su caminata apurada, lo único malo de esto era que de alguna forma sus pasos la delataban-


-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dominic Smirnov
Gryffindor
Gryffindor
avatar


Masculino

Mensajes : 128
Fecha de nacimiento : 10/10/1994
Edad : 22

MensajeTema: Re: Escapada Nocturna-   Sáb Ene 14, 2012 10:16 pm

No había duda, prácticamente ni se había percatado de la presencia de una tercera persona en el lugar debido a que su atención se había centrado completamente en el centauro que había ensuciado sus prendas, de no haber sido por la voz que había logrado oir, probablemente seguiría pensando que se encontraba solo allí esa noche, aunque no había tenido tanta suerte. ¿Tan común era que los estudiantes decidieran abandonar las habitaciones por la noche? Así parecía, después de todo, en menos de un mes ya había visto a varios de ellos merodeando por todos los terrenos que rodeaban el castillo. Como fuera, continuó sacudiendo sus prendas, la chaqueta blanca fue la más afectada por el pequeño recorrido que había tenido en el suelo a causa del golpe. Esto costará que salga... Musitaría en una queja casi inaudible mientras continuaba sacudiendo la chaqueta, logrando separar parte de la tierra que se había impregnado en ella.

No habría pasado más de un minuto hasta que finalmente la mujer le dirigiría la palabra expresándose de una manera bastante grosera, aunque para nada desconocida para el platinado que gracias a cierta Slytherin con la que discutía bastante seguido, ha terminado por acostumbrarse a toda clase de insultos. Como fuera, gruñó por lo bajo porque sus prendas continuaban presentando rastros de suciedad, pero para terminar de retirarla debería lavarlas apenas regresase. Un bufido de molestia escapó de sus labios al tiempo que giraba su cuerpo hasta poder observar de soslayo a la extraña que se encontraba en el bosque. ¿Quién era aquella muchacha de cabellos azabache que se había aventurado hasta las profundidades del bosque? No recordaba haber hablado con ella en el pasado, aunque era algo normal ya que Dominic no solía socializar demasiado, no era el típico alumno hiperactivo que se la pasaba hablando con cuanta persona se cruzase en su camino.

Algo era seguro sin embargo, aquella mujer le parecía familiar, mejor dicho, su rostro se le hacía familiar, quizás se tratase de una de las compañeras de casa, si, de allí era que recordaba su rostro, no había duda que aquella joven se trataba de una alumna de Gryffindor. Fuera como fuera, recordó las palabras que ella acababa de dirigirle. Sería un grave crimen dejar que me matasen. Respondió mientras acomodaba sus prendas que se habían terminado arrugando a causa del golpe y los giros que había dado en el suelo. Un crimen imperdonable para la humanidad. Comentó con una arrogante sonrisa dibujada en el rostro, aunque poco importaba a decir verdad ya que la morena seguramente se la perdería al haber volteado para comenzar a caminar alejándose de donde Dominic se encontraba. Que alguien tan encantador como yo muriese sería más de lo que este mundo podría soportar y no permitiré que el mundo llegue a su fin por haberme perdido. Terminó diciendo antes de dejar escapar un suspiro, sin prestar atención a nada más que al centauro y a sus alrededores, como si lo que acababa de decir fuera una verdad absoluta. No hizo signo alguno de intentar siquiera detener a la desconocida, le daba igual lo que ésta hacía siempre y cuando no le afectase a él directamente, pero si ella pensaba que comenzaría a correr hacia ella como adolescente atolondrado para detenerle y entablar una conversación terminaría esperando durante el resto de sus días.

Guardó silencio y comenzó a caminar hasta donde el centauro se encontraba fuera de combate, arrodillándose junto a él para observar a la criatura. En sus numerosas andanzas por el bosque prohibido a lo largo de los años había visto a varios centauros, pero jamás había visto a uno tan de cerca como esta noche, era sin duda alguna algo fascinante, una criatura fantástica bastante particular a decir verdad. Extendió su dedo índice y comenzó a picar el rostro de la criatura con el mismo, en cierto modo estudiando la consistencia de la piel del centauro y dándose cuenta de que no era muy distinta a la piel humana. Salvo ligeras diferencias tales como una piel bastante más áspera y la clara diferencia corporal al ellos tener la parte inferior del cuerpo que se asemeja a la de un caballo eran bastante parecidos.

Como fuera, dejó escapar un suspiro mientras se aseguraba de uqe la criatura estuviese inconsciente y no muerta, y luego de constatar que dentro de lo posible el centauro se encontraba en buenas condiciones, se levantó estirando tanto sus piernas como sus brazos mientras elevaba la vista hacia el cielo, aunque dicha acción se vería imposibilitada por los espesos árboles que cubrían la vista haciendo que las sombras presentes en el bosque fueran lo suficientemente espesas para cubrir con facilidad un cuerpo, incluso uno de los enormes cuerpos de los centauros. ¿Habrían más de ellos? Era una posibilidad, incluso era posible que se encontrasen buscando a su compañero y ciertamente si llegaban a encontrarle a él cerca terminaría siendo un problema. Pero no iba a alejarse del bosque, definitivamente prefería pasar la noche allí que dando vueltas en su cama.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Escapada Nocturna-   

Volver arriba Ir abajo
 

Escapada Nocturna-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 

 Temas similares

-
» [Prólogo] Persecución nocturna
» Caminata Nocturna, sorpresas inesperadas [Ryan Sagg]
» Una cita nocturna en la playa.(Kai/Sakura.)
» Cacería Nocturna [Interpretativo - Libre] (CERRADO)
» Gafas Vision Nocturna Y Termica
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Profecía Comienza :: Castillo de Hogwarts :: Alrededores :: Bosque prohibido-