ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosAfiliadosRegistrarseConectarse
Últimos temas
» to the beginning ( todos los alumnos, cualquier casa)
Mar Ene 29, 2013 4:52 pm por LissetLempicka

» ficha de louise
Mar Dic 18, 2012 5:17 pm por LissetLempicka

» Llorando a los Muertos
Mar Dic 18, 2012 12:24 am por LissetLempicka

» Diccionario de Hechizos
Dom Dic 02, 2012 7:46 pm por hadita313

» The Last Hogwarts
Vie Jul 13, 2012 7:25 pm por Aaron Vlad Regendorf

» Gomen
Vie Jul 13, 2012 5:53 pm por Aaron Vlad Regendorf

» Ariel Whin
Miér Jun 13, 2012 7:29 pm por LissetLempicka

» Introduccion a Encantamientos I-VII
Lun Jun 11, 2012 11:27 pm por Alexander Mcgonagall

» Hola :D
Dom Jun 10, 2012 11:59 am por ArielWhin


Otoño




Gryffindor

Hufflepuff

Ravenclaw

Slytherin





Gryffindor

Hufflepuff

Ravenclaw

Slytherin




Comparte | 
 

 Encuentro conmigo mismo.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Joe Almit
Director
Director
avatar


Masculino

Mensajes : 4
Fecha de nacimiento : 17/03/1984
Edad : 33
Ubicación : En cada grieta de Hogwarts.
Cita : Todo se rige en la simpleza, NADIE nace siendo malvado si no que se lo vuelve malvado.


MensajeTema: Encuentro conmigo mismo.   Jue Ene 05, 2012 7:57 pm

Las mañanas en aquel lugar podían ser muy tranquilas, el sonido lejano de los estudiantes reír, jugar y bromear eran cantos dulces para sus oídos, amaba ese lugar tanto como amaba a sus protegidos. A pesar de estar en la primer semana parecía que todos estaban mas unidos que nunca, aquello o significaba que estaba en el cielo mismo o que pronto se desataría un ardiente infierno bajo sus pies, cualquiera de las dos opciones era ignorada por él.

Aquella oficina perdida en algún lugar del castillo era y sería por un largo tiempo su humilde morada y escondite la cual tenia sus puertas abiertas a quien dudas, problemas tuviese o simplemente aquel que solo necesita un oído y un dulce para ser feliz. Desde los pasos de las autoridades que han pisado aquel suelo ha cambiado el panorama, a pesar de mantener las bibliotecas y alguna que otra chuchería vieja de Dumbledore o sus antepasados a ese puesto él había decidido decorarla a su gusto y allí estaba, repleta de libros y libros que hasta que al techo llegaban, algunos no contenían nada dentro otros contenían lo menos inimaginable posible y por tal razón él los guardaba con aprecio, uno por cada estudiante que ha tenido el privilegio de conocer o ver, los blancos son aquellos que no ha tenido el honor de entablar una conversación de más de dos líneas. Pero aquello no era lo que queríamos contar hoy, Joe se encontraba sentado en su silla de madera de roble cómodamente mientras miraba con afán sus interminables libros, sabia que tendría la visita de alguien que hace unos dos años que no veía, su propia copia se atrevía a decir.

¿Cómo describir en palabras la emoción y angustia que tenia? El cruzamiento de sentimiento que nacían en la boca de su estomago le hacían poseer una sonrisa boba en su rostro y un nerviosismo notorio en sus manos que sin cesar eran estrujadas unas contra otras. Desde que el niño había terminado Hogwarts y un año después que no lo volvió a ver, esperó con ansias que se convirtiera en un Auror pero al parecer este no deseo aquel mismo final. Decir que se sentía decepcionado sería una total barbarie, él nunca se sentiría decepcionado de nadie que siga su corazón o instinto en la vida. Siempre creyó que si él tuvo el honor de poder elegir su lugar en ese mundo todos lo tendrían, algunas veces creía que su mirada de la realidad era realmente inocente para un adulto de sus recorridos y vida.

Desviando su mirada de los libros la pego en al chimenea, por donde llegaría su invitado, esperando que en un abrir y cerrar de ojos este apareciese con su típico aire de “No me molestes, soy mejor que tu”. Acomodo sus mechas rebeldes verde-marinas y sus lentes purpuras sobre su nariz dejando ver atreves de estos limpios vidrios sus ojos fucsia. Las piedrillas y diamantes que decoraban su rostro esta vez no estaban, por alguna razón basada en el suceso a venir olvido colocarlas haciendo que sintiera una extraña sensación de desnudes, lastima que no sabia que era lo que faltaba para estar completo si no que lo ignoraba por completo, ingenuo, estaba tan cerca que nunca lo vería. Como este sería un día especial vestía con su túnica color violeta cenizo, era su favorita y solo solía usarla para eventos importantes propios, no los que los demás le hacían creer que eran importantes solo los que él mismo consideraba como tales.

Saturia, su lechuza, desplegó vuelo desde lo más alto de sus montañas de papeles para caer en el escritorio y poder estar así cerca de su amo, a pesar de poder estar este ave junto a otras en la Torre de Lechuzas ella prefería estar cerca de Joe siempre, era su mejor compañía. Acaricio su plumaje negro distrayéndose al fin de su insaciable manía por intentar de convocar gente y que esta apareciese cuando él miraba fijo un lugar o pensaba mucho en esta persona, cualquiera de las dos era muy descabellado y casi imposible. El ave parecía completamente complacida por obtener toda la atención de Joe y de poder distraerlo, lo malo de ello era que él no escucho los golpes hacia su puerta al estar tan concentrado en mimar al ave.


~•~Iluzia vietii. O dorinta de maiestuoase sa existe.~•~

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://la-profecia.my-rpg.com/
Alvaro Almit
Magos
Magos
avatar


Masculino

Mensajes : 16
Fecha de nacimiento : 15/04/1991
Edad : 26

MensajeTema: Re: Encuentro conmigo mismo.   Vie Feb 03, 2012 1:29 am

Hogwarts tenia restringido el acto de aparecerse, también las chimeneas estaban bloqueadas con excepción de algún que otro despacho o la de la dirección misma, dado el hecho él debió de aparecerse a las afueras del lugar y encaminarse al castillo. En sus años de juventud juraría que el camino era menor que el que ahora recorría pero debía ser por su edad menor a la que ahora presentaba. Entro por los jardines del lugar caminando con tranquilidad por los pasillos, tenia ropa muggle que a muchos se les hacia algo “llamativas”. Su camisa sin abotonar negra sobre la remera a rayas color negro y violeta, acompañando sus jeans ajustados negros y unas botas sobre estos marrones eran su vestuario simple con unos colgantes en el cuello, algunos anillos y sus inconfundibles anteojos de sol puestos, costumbre al vivir en el mundo Muggle el usarlos.
Algunos de los estudiantes le miraban raros, otros murmuraban cosas en grupos y algún que otra chica o chico parecía derretirse de amor, aunque bien todo esto fue ignorado olímpicamente por él no pudo evitar soltar una leve carcajada al recordar sus años allí. Un niño de primer curso se lo confundió con el director cuando se dirigía para su oficina, le había extrañado un poco pero pareció ignorarlo y alejarse lentamente sin decir palabra alguna. Tomo un poco de tiempo para ver los lugares que solía visitar en sus años escolares y eso provoco un gran problema, el horario impuesto por su manipular y estricto hermano de encuentro ya había pasado, seguramente lo mataría.
Camino con indiferencia hasta terminar en unos desolados pasillos donde se encontraba la puerta a la “gran” habitación. Toco la puerta desganado pero no obtuvo respuesta, volvió a golpearla con un leve mal humor creciendo y volvió a ser ignorado. Frunció el ceño y termino por partear la puerta así abriéndola de golpe.
-Sé que llegue tarde pero ignorar a un invitado no es muy digno de ti hermano- Con sus manos guardas en los bolsillos de su pantalón cerro la puerta de un nuevo golpe con su pierna haciendo que esta de un sonoro golpe retumbando allí y haciendo que algunos libros tiembles o caigan. Podía definir claramente que Joe lo mataría pero ignoro aquello. Tomo asiento en uno de los cómodos sofás frente al escritorio y con descuidado total subió sus piernas sobre esta madera. Se quito los lentes de sol y los dejo colgados en su remera mientras veía fastidiado a su hermano.
-¿A que debo el honor de ser invitado por el cabezal de la familia?- Indago con total molestia reflejada en sus palabras, observando mejor a su hermano, realmente eran muy parecidos y eso lo detestaba completamente. Observo muy mal al ave que jugaba con Joe, siempre había odiado a ese pajarraco que hacia todo para llamar su atención, no era que él la quisiese pero era simplemente tan irritante.
-Sigues viéndote tan ridículo como siempre Joy- Soltó una carcajada ente su ultimo comentario dejando una sonrisa burlona en su rostro al terminar, irritar a su hermano siempre había sido tarea fácil para él pero los últimos años que convivio con este noto que él mismo se ablandaban. La niña, el niño y Joe lo estaban convirtiendo en alguien suave y eso lo detestaba completamente y por ende terminaba por detestarlos.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Joe Almit
Director
Director
avatar


Masculino

Mensajes : 4
Fecha de nacimiento : 17/03/1984
Edad : 33
Ubicación : En cada grieta de Hogwarts.
Cita : Todo se rige en la simpleza, NADIE nace siendo malvado si no que se lo vuelve malvado.


MensajeTema: Re: Encuentro conmigo mismo.   Mar Feb 07, 2012 2:22 am

Si en esos momentos hubiese estado sosteniendo una copa o taza con algún líquido dentro podría asegurar que quedaría derramada. La puerta se abrió de una forma tan tosca que sintió que su corazón saldría por su boca en cualquier momento, hasta el ave soltó un gemido de terror. Su mirada se desvió sin más hacia el agradable intruso de su morada, su hermano como siempre dejaba relucir su mal humor matutino y sus adorables “modales”, bien había tenido la intención de darle una muy buena educación que desgraciadamente fue tirada a la borda cuando este desato su “rebeldía adolescente”. Sintió la necesidad de rodar los ojos pero a la diferencia de su sangre él guardaba un poco de respeto hacia el otro y conservaba la educación ante todo, una sonrisa calma se presento pronto. Sus palabras que podía adivinar eran hirientes pasaban como agua por su piel, resbalaban sin dejar marca alguna. Si Álvaro no hubiese especificado que había llegado tarde él simplemente no se lo recriminaría dado el hecho de que se había olvidado del horario gracias a la intromisión de Saturia, por primera vez en su vida debió de dejar su boca cerrada, bueno, no por primera vez ciertamente.

Se mostró sobresaltado al oír el portazo dado pero no argumento nada por los momentos, entrelazo sus manos a la altura de su boca apoyando sutilmente sus codos sobre la mesa, su boca rozó sus dedos y su respiración acaricio suavemente la parte alta de estos. Clavo su mirada en cada movimiento efectuado por el menor, nada fuera de lo normal en él ciertamente, tan maleducado como lo recordaba, ni los años ni la gente podría cambiar la actitud que tomaba frente a él que hasta juraría que Álvaro lo odiaba abiertamente, de igual modo eso no significaba que lo dejaría en paz.

-¿Acaso ya no puedo invitar a mi hermano para tener una agradable charla? ¿Siempre todo debe regirse en caos?- Como siempre su voz era calma y parecía señalar una infinita paciencia demostrando así que no parecía existir nada que lo pudiese fastidiar realmente. Su mirada fijaba cada movimiento del menor, cada cambio que efectuó su rostro y cuerpo, todo era guardado en su mente como cuando era pequeño, su hermano, su preciado “yo” era lo único que poseía para cuidar y guardar bajo siete llaves. Pudo escuchar la queja dejada por el animal intimidado por el otro mago que voló nuevamente a lo alto de una estantería de papeles. Joe no presto atención a su preciada mascota esta vez, toda esta estaba dirigida a alguien en particular.

-¿Cuánto tiempo ha pasado desde que nos hablamos por ultima vez? ¿Un año? ¿Dos años? ¿Más?- Sus preguntas cargadas con tristeza fueron soltadas mientras cerraba sus ojos para evitar así que este entendiese el real dolor que causo su inesperada y rigorosa huida de él y todos los que lo amaban. Hizo caso omiso a su comentario despectivo, hacia tiempo que insultaba su apariencia y no era para menos, nadie quería tener a alguien se le pareciese tanto en especial si este es “tu hermano mayor quien ha conseguido todo lo que quería” o al menos eso estaba seguro que Álvaro creía, irónico, nunca llegaron a conocerse completamente y de haber sido así todo sería completamente peor.

-¿Te has contactado con alguno de tus “Hermanos”? Caroline esta desaparecida pero no me sorprende de ella, mientras que Layne esta absorto en sus pensamientos, temo que puede estar pasando por su mente- El invitarlo no era una fachada para encontrar respuestas o soluciones de cómo cuidar aquellos dos niños que él mismo pidió custodia sino que pretendía comprender que tan fuertes eran los lazos que unían esta familia sin sangre de por medio, seguramente si él y el menor no fueran hermanos de sangre tendría exactamente el mismo fetiche por querer estar en su vida cueste lo que cueste, un hermano no se rige por la sangre sino por el lazo invisible que los une. Abrió sus ojos nuevamente para observar los cambios efectuados en el rostro del otro, era fácil leer a alguien si solo se lo veía fijamente, el cambio de posición de las cejas o la simple corvadura de los labios dirían que pasa por su mente sin necesitar entrar en ella.


~•~Iluzia vietii. O dorinta de maiestuoase sa existe.~•~

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://la-profecia.my-rpg.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Encuentro conmigo mismo.   

Volver arriba Ir abajo
 

Encuentro conmigo mismo.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 

 Temas similares

-
» Nada es lo mismo
» ¿Te Casas Conmigo? (GaaMatsu y otros) Capitulo 18 Parte 1
» ¿Pegarse con uno mismo?
» Ahora mismo, con esta copa, clavo mi alma en el altar del diablo.
» Te casarias conmigo?
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Profecía Comienza :: Castillo de Hogwarts :: Dirección-